Leer ensayo completo de Leonor García Zato

Conclusiones:

Las actuales formas de educación son altamente alienantes y están al servicio de la conservación de ciertos valores culturales y no de las necesidades esenciales de la Vida.

No podemos educar a los millennians con paradigmas educativos de principios del siglo XIX ¡Esta declaración requiere de atención urgente! Hemos de adaptar la educación a los educandos actuales: seres autodidactas, emocionalmente inteligentes, con una nueva visión del mundo más solidaria, empática e integradora.

Nuestros hijos/as no tiene T.D.A, ni T.D.H., ni ningún tipo de enfermedad asociada a la atención, tan solo se mueren de aburrimiento encerrados en j-aulas . Están enfermos de civilización, como diría Rolando Toro. Están ahogándose en el agua estancada del sistema educativo porque no tienen branquias sino alas. Nacieron para volar. Necesitan valores que pongan la educación al servicio de la Vida.

Los educandos pasan entre 5 y 8 horas diarias en centros educativos durante casi 20 años. Durante esas miles de horas sus experiencias de vida, pensamientos, emociones y comportamientos están modulando las neuronas (neuroplastia) y  creando nuevas neuronas (neurogénesis) en su cerebro. El potencial genético de cada niño/a está sediento de oportunidades para expresarse y expandirse en todo su esplendor. Y por si todo esto fuera poco, están también activadas en su cerebro más que en ninguna época de su vida las neuronas espejo, neuronas que no solo reflejan aquello que vemos en el exterior a nivel motor, sino que son capaces de reflejar también aspectos emocionales por su conexión con el sistema límbico. Rizzolatti (1996)

 ¿En quién crees que se espejan los niños/as que durante unas 24.000 horas de su vida están frente a ti?

Mi deseo no es abrumar con estos datos a los educadores, sino todo lo contrario. Quiero engrandecer su labor, reconocer su trabajo, su gran esfuerzo y hacer hincapié en que tienen en sus manos una de las misiones más apasionantes de la Vida: Educar.

Durante mis clases en los centros educativos me he encontrado a menudo con docentes con los que he conversado sobre todo esto y muchos confiesan que en la facultad no han adquirido las herramientas necesarias para acompañar a sus alumnos y alumnas en los procesos de madurez e inteligencia emocional que ahora se les exige.

Es por ello que este ensayo es un grito de NO ESTAIS SOLOS. Somos muchas, y cada día más, las personas que trabajamos en educación con herramientas biointeligentes como la Biodanza, el yoga, la meditación o el mindfulness, y que deseamos sumar al currículo académico el paradigma del principio biocéntrico que  atiende a la inteligencia emocional, a la resolución de conflictos, a la empatía, al vínculo afectivo, a la compasión y en general a los valores humanos respetando y potenciando los dones y talentos de cada ser que le otorgan una identidad única.

Caminemos de la mano educadores del mundo hacia una educación holística basada en el AMOR a la VIDA.

subete a la barca educacion biocentrica.jpg